Empresas 25.04.2021 > Mundo

Codere cede el control de la empresa a sus acreedores

95% del capital de la compañía queda en manos de los actuales tenedores de bonos

Con el objetivo de refinanciar su deuda y reestructurarseCodere llegó a un acuerdo con un grupo significativo de sus acreedores, titulares de una mayoría de los bonos que han sido emitidos en la actualidad, mediante el cual estos inyectarán una cifra de hasta 225 millones de euros al grupo. Estos nuevos recursos cubrirían, de acuerdo a las estimaciones actuales de la compañía, sus necesidades de liquidez para mantener su actividad hasta que sea posible la reapertura total del negocio y hasta alcanzar la normalización de su capacidad de generación de caja.

El ingreso de estos fondos se llevará a cabo a través de una emisión adicional de bonos super senior por un importe de 100 millones de euros, de los cuales 30 millones se aportarán de manera inmediata y el resto antes de finales de mayo. Asimismo, se tiene contemplado un segundo tramo de hasta 125 millones adicionales que se entregarían al cierre del proceso de reestructuración.

Por otro lado, los acreedores de la empresa española acordaron capitalizar más de 350 millones de deuda, la cual corresponde a parte de los bonos senior garantizados ya existentes. Esto supone en los hechos una reducción de los actuales niveles de endeudamiento, con un pasivo en el grupo operativo que quedaría alrededor de 700 millones de euros, suma que equivale a unas tres veces el EBITDA proyectado luego de superada la pandemia, el cual, a decir de la empresa, representa un nivel de deuda considerado sostenible.

El acuerdo también contempla una extensión de al menos tres años de los actuales vencimientos, que se trasladarían en su totalidad a septiembre de 2026 y a noviembre de 2027.

Las buenas noticias, sin embargo, no son tan buenas. Una vez concluido el proceso de reestructuración de la empresa, se creará una nueva sociedad holding del grupo a través de la cual los acreedores de los bonos senior garantizados existentes controlarán 95% del capital y los actuales accionistas 5%, quienes además obtendrán warrants que les darán derecho a recibir hasta 15% de una valoración superior a los 220 millones de euros en el caso de una eventual venta futura de la compañía (u otras operaciones similares) en un plazo de diez años.

Por otra parte, la compañía planea solicitar la liquidación de Codere S.A., proceso que permitiría que sus actuales accionistas pudieran pasar a tener participaciones en el capital de la nueva directiva del grupo u, opcionalmente, una compensación económica que resultaría de la venta de la parte proporcional de sus acciones.

En orden de proceder con los acuerdos relevantes para la implementación del proceso de reestructuración, la Junta General de Accionistas Extraordinaria ya ha sido convocada. Dichos acuerdos cuentan con el respaldo mayoritario de los accionistas.

Con la implementación de esta restructuración, que se tiene contemplado concluirá a principios del cuarto trimestre del año, la empresa fundada por la familia Martínez Sampiedro espera garantizar el futuro de la compañía que en la actualidad cuenta con una plantilla laboral de más de 10,000 empleados.