Empresas 28.07.2021 > Mundo

Retiro de Biles sacude las casas de apuestas

El abandono de la atleta estadounidense sumió en el caos a los oddsmakers y modificó los momios y a las favoritas

Luego del retiro de la gimnasta estadounidense Simone Biles de la competición por equipos en el llamado all-around de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, circunstancia que abrió la puerta para que el equipo del Comité Olímpico de Rusia ganase la medalla de oro, las casas de apuestas y los llamados oddsmakers se vieron envueltos en una situación inusual que se volvió caótica cuando Biles también anunció que se retiraba de la competición individual.

La atleta de 24 años era la amplia favorita en las apuestas en las cuatro pruebas individuales finales, incluido el all-around. Pero en tanto no competirá en ninguna, las casas apuestas han tenido que reajustar los momios, así lo informó el portal de InternetCasino.org.

Consecuentemente, las gemelas rusas Dina y Arina Averina están ahora a la cabeza de las apuestas. DraftKings, por ejemplo, marca favorita a Dina con un momio de –450, mientras que  Arina paga +200. De tal modo, los momios implican una probabilidad de ganar la medalla de oro de 81.8 por ciento para la primera y 33.3 por ciento para la segunda. 

De acuerdo a Casino.org, ahora la mayor esperanza del equipo de Estados Unidos para obtener la medalla de oro en el all-aroundes Laura Zeng. En su segunda participación en Juegos Olímpicos, la atleta de 21 años pagaría +4000 si ganase el oro, situación que se antoja muy remota. No obstante, las probabilidades de que gane su primera medalla olímpica son relativamente más altas, +1000, sin embargo, sigue siendo una opción remota.

Y es que, como se dijo antes, el equipo ruso es ahora favorito para ganar el oro individual del all-around y paga –1200, mientras que Estados Unidos pagaría una fortuna (+6000) en el supuesto de que lo consiguiese.

Las expectativas que se tenían sobre Biles la situaban, incluso, como la atleta que más sobresaldría en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tal y como ocurrió en Río 2016. Sin embargo, su retiro ha modificado todo el entorno y, como ya se ve, ha alterado a la industria de las apuestas, que como nunca antes se decantó por la justa deportiva cuatrienal que, por causa de la pandemia de la Covid-19, pospuso su celebración por espacio de un año.