iGaming 14.03.2016 > Mundo

España: Al ritmo de las apuestas deportivas

En este informe, se analizan los distintos segmentos del sector para entender mejor hacia dónde se están orientando las compañías del gaming local e internacional.

La actualidad de la industria del juego de azar y recreativo en España muestra algunos vaivenes en cuanto a indicadores del sector. De todas maneras, en el balance, los resultados del año pasado son positivos. Tal es así que, en 2014, se vio el primer incremento en las cantidades jugadas en juego presencial desde 2008. Este giro se produjo sobre todo en los casinos, las máquinas B, la hotelería y máquinas de juego, y las apuestas deportivas. Recientemente, se dieron a conocer dos muy valiosos informes que analizan en detalle el panorama del gaming local. Por un lado, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) del Ministerio de Hacienda publicó el ‘4º Informe Trimestral sobre la Evolución del Mercado del Juego Online’, correspondiente al período octubre-diciembre de 2015. Por el otro, la Fundación Codere presentó en diciembre pasado el ‘Anuario del Juego en España 2014/2015’, un excelente trabajo que repasa la situación de cada modalidad de juego en el país ibérico. En un primer acercamiento global, se puede destacar que las cantidades jugadas de modo presencial en España llegaron en 2014 a los €24.026,4 millones (+1,01% vs 2013). Las apuestas deportivas son el segmento más dinámico, con un avance del 49,6% en las cantidades jugadas presenciales ante la paulatina autorización por parte de la Administración autonómica. El juego online, en las webs autorizadas por la DGOJ, tuvo una tendencia ascendente en 2014, con un progreso del 17,2% en las cantidades jugadas. Es importante resaltar el peso que el gaming tiene en la economía española. El dinero que se mueve en el juego presencial equivale, aproximadamente, al 2,5% del PBI. Asimismo, el juego genera en términos generales casi 154.300 puestos de trabajo indirectos y más de 76.000 directos. Además, las Administraciones públicas han recaudado en 2014 un 10,66% más en impuestos específicos sobre el juego, hasta alcanzar casi los €1.700 millones. Para poder comprender las diferencias entre los segmentos del gaming en España, se realizará un estudio de cada área en particular.

Tipos de apuestas
Las apuestas deportivas tuvieron un gran 2015, llegando a los €4.091 millones, un 43% más con respecto a 2014, el doble que en 2013 (€1.998,69 millones) y más del cuádruple que en 2012 (€1.000,8 millones). El deporte, con el fútbol como disciplina que más interés suscita, claramente supera al resto de las modalidades de juego, ya que la que le sigue más de cerca es el poker. Este formato, en sus versiones cash y torneo, generó en 2015 ingresos por €1.718 millones. Los datos del Ministerio de Hacienda también revelan un fuerte repunte de las apuestas hípicas, que prácticamente se han duplicado en los últimos dos años, hasta los €63 millones en 2015. Sólo tres años antes, en 2012, el juego vinculado a las carreras de caballos apenas superaba los €8 millones. Asimismo, otro motor del negocio son las apuestas en directo, con €3.022 millones. Las apuestas deportivas son uno de los segmentos más lucrativos para los operadores, con un ingreso bruto del juego (GGR) de €174,38 millones, un 28,8% más que en 2014. En lo relativo a los apostadores, cada mes de 2015 se dieron de alta más de 100.000 jugadores en España, a excepción de julio, cuando sólo lo hicieron 74.478 personas. Con respecto a usuarios activos, la cifra estuvo durante todo el último año rondando los 400.000 jugadores, y en el último trimestre se batieron todos los registros, con más de medio millón de jugadores activos (entre 511.000 y 519.000), entre casas de apuestas, casinos online y demás operadores. A la vez, como ejemplo del progreso de este segmento, conviene destacar que, durante 2015, se produjo un incremento de 25 salones de apuestas en la Comunidad de Madrid hasta los 295 salones, un 9% más que en 2014 en lo que se refiere a establecimientos de juego. En cuanto a locales de apuestas (incluye zonas de apuestas en bingos, salones y casinos), se abrieron 70, incrementándose de 365 a 435, casi un 20% más.

Casinos
Durante 2014, estuvieron operativas 43 licencias de casinos y funcionaron 47 salas. Hubo novedades en el sector entre 2014 y 2015, con aperturas, cierres y problemas administrativos. Lo más relevante es que la apertura de cuatro salas, dos en Madrid (Recoletos-Colón, Gran Vía) y otras dos en Valencia (Benidorm y Valencia), ha tenido un impacto positivo en visitas, cantidades jugadas e ingresos. En cifras globales, los casinos han invertido la tendencia negativa en la que estaban envueltos en los últimos años gracias a estas aperturas. En pocos meses, a estas aperturas se sumarán la de la sala satélite de Oviedo del Casino de Asturias, el traslado del casino de Boecillo al centro de Valladolid (al local del antiguo cine Roxy) y, probablemente, la de una sala satélite de La Toja, en Vigo. Poco a poco, el modelo de casinos vigente en España se transforma, convirtiéndolos en una oferta de entretenimiento más próximo a los residentes en las grandes ciudades. La segunda licencia de Mallorca (Casino-Teatro Balear) fue revocada en julio de 2015, al agotarse el plazo para la apertura. En Canarias, la privatización de los locales de Casinos de Tenerife está estancada. En 2014, se produjeron dos cierres: Monte Picayo (Cirsa) y Gran Casino de Cartagena (Casino Gran Madrid). A lo anterior hay que añadir el trámite para la concesión de los casinos de BCN World, un complejo proyecto en el cual se retiraron las ofertas de Veremonte. Quedan en pie, por tanto, las del Grupo Peralada, Hard Rock y Melco. La oferta de mesas de juego oscila entre las 450 y 500 desde hace varios años, con tendencia a la baja, frenada por el aumento necesario para equipar las nuevas salas de Madrid y Castilla La Mancha. En 2014, había instaladas 2.090 máquinas C, además de un número sobre el que no había información global de máquinas B. Pocas comunidades escapan a la tendencia al descenso de máquinas instaladas, que ha pasado de 2.452 en 2006 a 2.090 en 2014, es decir, un 14,8% menos. Las únicas que evolucionaron positivamente en el último año son Madrid, con la instalación en las nuevas salas y el desmontaje de parte del equipo de las antiguas, País Vasco y Valencia, por las inversiones realizadas por Egasa y Cirsa en sus nuevas salas (Bilbao y San Sebastián, y Valencia, respectivamente). Algo llamativo de los casinos españoles es que conservan su atractivo para sus clientes. Desde que en 2003 tocó suelo el número de visitas, con apenas tres millones, han mantenido una tendencia ascendente, detenida en 2012 y 2013. En 2014, hubo 4,66 millones de visitas, casi 450.000 más que en 2013, un 10,6%. Las ediciones del estudio anual ‘Percepción Social sobre el Juego de Azar en España’ muestran que alrededor del 3% de los residentes de entre 18 y 75 años va al casino alguna vez al año para jugar juegos de mesa, y alrededor de un 1%, para jugar al poker. Esto supone en torno a un millón y a 330.000 individuos anuales, respectivamente. Sumando ambos, algo menos de 1,5 millón de personas, excluyendo a los turistas, visita los casinos cada año. Teniendo en cuenta el número total de visitas, esto quiere decir que quienes van a casinos lo hacen unas 3 veces al año en promedio. El público de los casinos es mayoritariamente masculino, sobre todo entre los jugadores de poker, aunque, según pasa el tiempo, aumenta el número de mujeres, tendiendo a equilibrarse la asistencia. En su mayoría, son menores de 35 años, pero hay una presencia relevante de edades intermedias (de 45 a 64), sobre todo entre los de juegos diferentes al poker, de status sociales altos o medio altos, pero también con sensible presencia de personas que se pueden clasificar como de status medio. El Drop, las fichas cambiadas, pasó entre 2013 y 2014 de €884 millones a €941 millones, es decir, un 6,4% más. Mientras que el Handle (cantidades manejadas en las sucesivas apuestas) trepó de €6.800 millones a €7.238 millones, estimando que el Drop supone el 13% del Handle, es decir, que cada ficha circula 7,7 veces en las distintas apuestas. En máquinas C, el incremento ha sido algo menor, del 5,1%, pasando de €552,2 millones en 2013 a €580,2 millones en 2014. En total, se jugaron en 2014 unos €1.521,2 millones. De esta cantidad, algo más del 80% vuelve a los jugadores en premios. Por lo tanto, el margen de los casinos (win) equivale al 20%, con leves oscilaciones. En 2014, fue del 19.9%, unos €287,8 millones (€171,3 millones corresponden a mesas y €116,6 millones a máquinas C). Estas cifras de ganancias para los casinos están muy distantes de los más de €500 millones que se registraban en 2006 (€552,9 millones) y 2007 (€559,9 millones), lo que da una idea de la crisis del sector, con su consiguiente impacto sobre el empleo, reduciendo su aportación vía impuestos a las haciendas de las Comunidades. Los impuestos que gravan la actividad de los casinos suponen algo más del 20% de su margen. En los últimos años, los casinos aportaron más de €60 millones anuales a las arcas de las Comunidades. En líneas generales, la mejora de los indicadores de los casinos se debe al aumento de las visitas, no al incremento del gasto por visita. En cantidades cambiadas en fichas y jugadas en máquinas, una visita media cambia €326,5, es decir, menos de la mitad de lo que cambiaba en 2006, cuando se llegó a €676,8, un descenso del 51,8%. La caída es mayor en las mesas de juego, un 57,2%, que en las máquinas C, 39,1%. El 81,1% de lo cambiado se redistribuye entre los jugadores en forma de premios, quedando para el casino un margen del 19,9% en 2014, es decir, €61,8 por visita. A este gasto se añaden €5,7 en propinas y €0,25 de la entrada. En suma, cada visitante al casino durante 2014 gastó €67,8 de media, manteniendo la línea de descenso que se registra desde 2006.

Máquinas B
El parque de máquinas B instalado viene disminuyendo desde 2007, cuando había 252.578 máquinas. Para diciembre de 2014, podían contabilizarse 189.062 máquinas plenamente operativas. Por caso, el parque de máquinas de tipo B en la Comunidad de Madrid sufrió una caída de 693 unidades, de 23.591 a 22.898, muy alejadas de las más de 30.000 existentes en 2010. Durante el año 2015, las máquinas de tipo B2 fueron las únicas que experimentaron un incremento, de 2.196 a 2.410 unidades. Con respecto a las cantidades jugadas en esta máquinas B, en 2007, la cifra era de €17.000 millones, mientras que en 2014 fue de €10.317 millones (-39,31%). En hotelería, el indicador de rentabilidad ‘máquina/día’ antes del pago de la tasa de juego se redujo de €55,7 por día (2007) a €44 por día (2011), estabilizándose desde entonces. La leve recuperación del sector de máquinas B muestra que, en 2014, hubo una mejora de este indicador hasta los €47 por día. En salones, la rentabilidad por máquina es algo menor, y ha seguido el mismo patrón, de €46 por día en 2007 a €37,4 por día en 2013, con una ligera suba en 2014.

Lotería
La Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) registró una facturación total de €8.780 millones por el conjunto de las ventas de todos sus juegos en 2015, lo que supone un incremento del 3,95% con respecto al año anterior. En este sentido, Loterías ha destacado el buen comportamiento de casi todos los juegos comercializados, siendo especialmente significativo en Lotería Nacional (+6%), La Primitiva (+6,24%) y BonoLoto (+24,73%). La mejora de la situación económica general del país y los cambios introducidos en los juegos han contribuido a este crecimiento. La venta online ha experimentado un aumento respecto al año anterior del 21%, alcanzando un total de €99,5 millones, lo que supone el 1,2% de la venta total de Loterías y Apuestas del Estado. Además, el número de usuarios de lotería registrados en la web alcanzó los 577.000, un 24% más que el año anterior, y ha jugado una media de 200.000 personas al mes. Asimismo, la Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Lotería (ANAPAL) apuntó que el 98,9% de las ventas totales de Loterías y Apuestas del Estado fue realizado por su red comercial, es decir, las más de 4.200 administraciones integrales y los más de 6.300 puntos mixtos.

Quiniela
Esta tendencia alcista en la Lotería ha provocado un lento declive de La Quiniela, el juego por excelencia que creó Loterías y Apuestas del Estado (LAE). Su recaudación fue de €268,51 millones, subiendo apenas un 2,64% en 2015 respecto a los €261,6 millones que generó en 2014. Esos números están muy lejos de los €360 millones de 2012, año en el que el juego online empezó a emerger con fuerza en el país, e incluso de los más de €500 millones que La Quiniela generaba en apuestas antes de la crisis. Por su parte, El Quinigol, con una suba del 14,04%, sigue en la línea de crecimiento de los últimos años.

Bingo
En su resumen de la evolución del sector, la Confederación Española de Organizaciones de Empresarios del Juego de Bingo (CEJ) indicó que el año 2015 cerró con €1.711 millones por ventas de bingo, con un incremento del 2,6% sobre el año anterior. Sin dudas, es un dato positivo que cambia una tendencia declinante sostenida durante los últimos doce años. Esto se explicaría, según la CEJ, por el crecimiento de la demanda interna, las reducciones de la anómala presión fiscal (del 24,5% del total de las cantidades jugadas al 16,7%) sobre el bingo, traducidas en la suba del retorno en premios, y la flexibilización de la regulación de los premios, por el establecimiento de bolsas de premios gestionadas por los empresarios. En 2015, se mantenían abiertos en el país 326 establecimientos de bingo. Claro que el total de salas de bingo viene cayendo desde 1985, a razón de unas diez al año. En 1985, existían nada menos que 718 salas. Entre 2012 y 2013, los cierres se aceleraron: 38 en dos años, y la tendencia siguió en 2014, con 21. En relación con el número de visitas, en 2014, creció ligeramente hasta las 36,3 millones, pero se achicó un poco el gasto medio por visita, hasta €15,7, aunque frenando la tendencia al descenso que se observó desde 2010. A partir de estas estimaciones, se podría señalar lo mismo que en el caso de los casinos: los clientes tratan de mantener sus visitas, pero reducen el gasto. En 2014, se jugaron €1.676,32 millones en bingo tradicional (las variedades de bingo que no son el electrónico) y €97,91 millones en bingo electrónico. La suma asciende a €1.774,24 millones (-1,09% vs 2013). Una de las maneras de reaccionar al declive del sector ha sido elevar el porcentaje de ventas destinado a premios, que pasó del 61,9% en 2006 al 67,8% en 2014. Los ingresos medios de las salas de bingo pasaron de €1,14 millón en 2009 a €890 mil en 2014. Es interesante analizar la evolución de la modalidad de bingo electrónico. En 2015, hubo operativas cuatro redes que agruparon a 167 salas: 152 bingos, 13 salones y 2 casinos. Las redes de bingo electrónico son: 1) BET-InterCCAA, operada por Zitro e implantada en las salas del Grupo Ballesteros (Cobicylsa) y otros, con presencia en seis comunidades para un total de 46 salas; 2) BEM, operada por Metronia, con acuerdos con salas y con redes como Redaseju de Madrid, articulada por la patronal ASEJU (23 salas), con terminales en cinco comunidades; 3) Wingo, de Cirsa, implantada en cinco comunidades; y 4) Degestec Games, vinculada al Grupo R. Franco, por ahora, sólo en Valencia. El ingreso bruto de juego del bingo electrónico ha ido elevándose significativamente: pasó de €4,8 millones en 2011 a €29,2 millones en 2014. La Comunidad Autónoma de Madrid es aquella que percibe los mayores ingresos del bingo electrónico: recaudó €30,7 millones en 2015. Ahora, las salas del territorio se preparan para dar la bienvenida al Dinámico, una variante que promete atraer a una masa considerable de público.

Juego online
El progreso de esta modalidad está siendo notable entre los jugadores españoles. En 2014, las apuestas online fueron de €6.428 millones, con las apuestas deportivas como grandes dominadoras del sector y el poker como única variedad capaz de seguir ese crecimiento. Además, el número de usuarios en la red trepó de los 123.726 de 2013 a los 130.919 de 2014. Durante dicho ejercicio, las apuestas fueron las verdaderas protagonistas, ya que movieron €2.859 millones, seguidas por el poker con €2.139 millones, y la ruleta y el blackjack, a mucha distancia, con €1.044 millones y €401 millones, respectivamente. Los recientes números ofrecidos por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) que dieron cuentan de la actividad en 2015 confirman la tendencia alcista. El año pasado, los españoles invirtieron en juegos de azar en Internet una cifra récord de €8.562 millones, lo que supone un incremento del 32% respecto al ejercicio anterior. En su conjunto, las compañías de juego online se anotaron unos ingresos netos -cantidades jugadas menos premios repartidos- de €319,6 millones (+26% vs 2014). En 2015, la modalidad de juego online que más dinero generó fue la de apuestas deportivas de contrapartida en directo, con más de €3.022 millones, y la convencional, con €1.068 millones. Ambas habían contabilizado juntas unos €2.859 millones en 2014, por lo que la suba de 2015 fue del 43%. Por detrás se situaron el poker ‘cash’, con €1.219,6 millones jugados (-22% vs 2014), y la ruleta, que movió en las modalidades de convencional y en vivo unos €1.513 millones (+44,8% vs 2014). Luego vinieron el poker torneo, que aportó €563 millones, el blackjack (€610 millones), los juegos complementarios (€117 millones), el bingo (€67 millones), otras apuestas de contrapartida (€66 millones), las apuestas hípicas (€63 millones), punto y banca (€2,5 millones) y los concursos (€5,6 millones). Con respecto a los ingresos netos por el online, también lideraron las apuestas deportivas de contrapartida en directo (€104,9 millones), seguidas por las apuestas deportivas de contrapartida convencionales (€69,5 millones) y el poker ‘cash’ (€30,3 millones). Dependiendo del mes del año, el número de jugadores online activos y registrados en 2015 varió entre los 265.859 de julio y los 518.887 de noviembre. Desde junio de 2012 (cuando la DGOJ otorgó las primeras licencias para ofrecer juego a través de Internet) hasta diciembre de 2015, el juego por Internet en España ha manejado más de €23.430 millones, una cifra reveladora de su importancia en la industria.

El sector empresarial
Por supuesto, todos los segmentos antes señalados vienen siendo ejercidos por distintas compañías, locales e internacionales, que, en su conjunto, suman unos 48 grupos, entre fabricantes, operadores y proveedores de productos y servicios para juego presencial y online. La radiografía de la industria en España revela varias patronales sectoriales a escala nacional: AECJ (casinos), CEJ y FEJBA (bingo), COFAR (máquinas), ANESAR (salones), FACOMARE (fabricantes de máquinas recreativas), FEMARA (operadores de máquinas recreativas y de azar en hotelería) y JDigital (juego online). Estas federaciones están compuestas por empresas (FACOMARE, JDigital, AECJ) o por asociaciones y federaciones autonómicas. En 2013, ocho grandes empresas constituyeron el Consejo Empresarial del Juego (CEJUEGO), como centro de elaboración de ideas y lobby de la industria. Los miembros son Grupo R. Franco, Orenes Grupo, Egasa, Conei Corporación, Grupo D. C. Díaz Carbajosa, Grupo Acrismatic, Cirsa y Codere. Juntos representan, en términos de ingresos, contribución fiscal y empleo, más de dos tercios del sector del juego de gestión privada. En paralelo, a mediados de 2015, tres multinacionales con intereses en el juego presencial y online crearon el Club de los Convergentes. A fines del año pasado, Aristocrat Technologies se sumó al grupo original formado por Merkur Dosniha, Novomatic/GiGames y ZItro. En cuanto a las redes comerciales de apuestas, su desarrollo está dirigido por varios grupos empresariales: Codere (Codere Apuestas); Cirsa y Ladbrokes, a través de la marca Sportium; Egasa y Hattrick, con Luckia; Bwin con Winners; y los grupos vascos Teleaspostuak, con Kirolbet y Kirolsoft; y Euskal Kirol Apostuak, con apoyo accionarial de Acordwin, con la marca Reta. Alrededor de estos grupos se estructuran sociedades dependientes de grupos consolidados a nivel regional (Orenes, Acrismatic, Matencio) y otras formadas por operadores pequeños y medianos de salones, bingo y hotelería. Con respecto a las principales novedades empresariales dentro del gaming español, pueden mencionarse los siguientes movimientos: 1) Novomatic siguió afianzando su posición en el país. Adquirió la mayoría de GiGames a Conei, integrándola a su grupo; obtuvo de la Junta de Andalucía la concesión del casino de la Bahía de Algeciras-La Línea y la de la gestión de Loterías de Cataluña, y apoya financiera y tecnológicamente a la plataforma de inversión Overlord, orientada a localizar oportunidades de negocio en el sector de salones; 2) El fabricante Recreativos Franco se ha diversificado hacia el juego digital (obtuvo licencia el 2 de junio de 2015) y el bingo electrónico, en asociación con la mexicana Degestec Games, con una posición relevante en esta actividad en Valencia; 3) Egasa mantuvo su expansión con inversiones para modernizar los casinos que compró en 2014 al Grupo Nervión, abriendo nuevos locales de Luckia en España y un nuevo casino en Perú; 4) Las Comunidades siguen autorizando apuestas deportivas en sus territorios, lo que genera dos movimientos empresariales simultáneos: el crecimiento de los operadores más relevantes (Codere, Cirsa, Luckia, Reta, Kirolbet) y la configuración de alianzas regionales de pequeñas empresas de salones y bingos para ofrecer esquinas y locales.

Perspectiva de optimismo
A lo largo del artículo, se ha mostrado que, en lo relativo al juego en España, hay razones para ver el futuro con buen ánimo. Los ingresos provenientes del juego presencial han frenado su caída y evidenciaron un ligero aumento en los últimos dos años. Se espera que se mantenga esa situación en 2016. La Confederación Española de Organizaciones de Empresarios del Juego de Bingo entiende que éste será un año de crecimiento del bingo electrónico en red. La CEJ impulsará que en las Comunidades Autónomas se aprueben modelos de bingo basados en el bingo electrónico de sala, cuyas versiones aprobadas (e-Plus vasco, BES canario y Bingo Dinámico madrileño) han demostrado ser exitosas y facilitaron a los clientes tradicionales el acceso a las nuevas tecnologías. De hecho, este tema se debatirá en el Primer Foro Nacional del Bingo, organizado por FEJBA, que se celebrará el próximo 6 de abril en el Hotel Wellington de Madrid. En lo concerniente al juego en línea, las previsiones de todos los actores de la industria para este año son muy optimistas. Tras la aprobación de algunas licencias solicitadas el año pasado, se potenciará la comercialización de las slots online y las apuestas cruzadas. Se espera que estas dos nuevas modalidades contribuyan a mantener en 2016 la tendencia ascendente que ha presentado el mercado. Muchos operadores consideran que este año puede haber un incremento del 10% en el número de usuarios del online, sobre todo, gracias al impulso en las apuestas deportivas que seguramente generarán esperados eventos globales, como la Eurocopa de Fútbol en Francia y los Juegos Olímpicos de Brasil. A eso se suma el importante aporte del sector a la economía española. La última Encuesta de Población Activa (EPA) mostró cómo el gaming consiguió generar un 20% más de empleo en 2015. Estos y otros claros indicadores expuestos en el informe permiten afirmar que, dentro del contexto europeo, España resultará una apuesta segura a la hora de plantear el progreso de los juegos de suerte y azar para 2016.

© Games Magazine 2016