Loterías 27.03.2020 > Mundo

Bolsonaro firma decreto que cataloga a las loterías como “actividades esenciales”

A contracorriente de la mayor parte del mundo, que ya ha cerrado casinos y casas de apuestas, el mandatario brasileño se mantiene empecinado en ignorar los riesgos del Covid-19

El desdén con el que Donald Trump trató a la emergencia sanitaria mundial en Estados Unidos por causa de la pandemia del virus Covid-19, ya le está cobrando factura al ser ese país el que más casos de contagio presenta. Acaso lo mismo ocurrirá con Andrés Manuel López Obrador, quien fiel a su estilo populista tropical frivolizó la crisis y se dedicó a estrechar manos y besar niños en México como si tal cosa.

Pero el que está conduciendo a su país al precipicio es el presidente de BrasilJair Bolsonaro, quien firmó un decreto que cataloga a las loterías y los servicios religiosos como “actividades esenciales” durante el estado de confinamiento o cuarentena.

El delirio del mandatario brasileño pareció haber llegado a su clímax el pasado martes, cuando llamó a la población a contener el pánico y la histeria que ha desatado el Covid-19, un virus al que él calificó como “una gripecita” que en lo personal no le causaría gran daño debido a su pasado y a su condición atlética. 

Sin embargo, el decreto que firmó y que habilita a las loterías del país y a los servicios religiosos como actividades que pueden llevarse a cabo sin mayores preocupaciones, escala no solamente en cuanto al desdén que ha mostrado por la pandemia, sino también en relación a su estado de salud mental.

De que no se trata de una broma de mal gusto, da fe su cuenta de Twitter, donde el presidente brasileño escribió el día 25 de marzo: “CASAS LOTERICAS / FUNCIONAMIENTO: en Brasil hay 12,956 casas de lotería y 2,463 están cerradas por decretos estatales o municipales. Para que puedan trabajar al máximo, en esa fecha actualicé el Decreto 10.282”.

Hasta el día de hoy, Brasil ha registrado 2,985 casos de infección y 77 muertos, cifras que no parecerían alarmantes en lo más mínimo. Sin embargo, la capacidad de propagación del Covid-19 es exponencial, por lo que la presencia de números bajos no es garantía de nada. El ejemplo más acabado de ello son los Estados Unidos, que han superado ya a ChinaItalia y España en número de casos.

Por fortuna, los delirios de Bolsonaro han tropezado con el sentido común y la voluntad de los gobernadores y alcaldes de las 27 entidades federativas de Brasil, quienes han asegurado que mantendrán la cuarentena.