Regulaciones 15.06.2016 > Perú

Panorama de la industria de juegos de azar en el Perú

En esta columna de opinión, el Ing. Manuel San Román Benavente, Director General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas del MINCETUR de Perú, reconoce la tarea del organismo.

Al cumplirse los diez años de la Ley N° 28945, Ley de Reordenamiento y Formalización de la actividad, estamos en condiciones de afirmar que ha sido posible demostrar que se pudo cumplir con el objetivo de dicha ley y con la estrategia concebida en su oportunidad. A la fecha, se cuenta con el 100% de la actividad de juegos de casino y máquinas tragamonedas íntegramente formalizada, sin recursos de amparo ni medidas cautelares. La sociedad es consciente de que cualquier intento de ilegalidad o informalidad es inmediatamente reprimido por la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas - DGJCMT, órgano dependiente del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. La actividad de juegos de casino y máquinas tragamonedas del Perú está insertada en el Sistema de Prevención Contra el Lavado de Activos y el Financiamiento al Terrorismo - SPLAFT, con lo cual se protege a las empresas operadoras frente a la posibilidad de que la delincuencia vulnere los controles y sean utilizadas como vehículo para lavado de activos. Además, se cumple con todo el dispuesto en el marco regulatorio de las leyes, lo que incluye a la Ley contra la Ludopatía, que crea el registro de personas impedidas de ingresar a salas de juego, con cuya normatividad se protege a los grupos vulnerables de la sociedad. La Regulación peruana permite la transferencia de salas autorizadas a través de la DGJCMT. Por cierto, merece un reconocimiento especial la interconexión con el Regulador y la Superintendencia Tributaria, SUNAT (ente recaudador del impuesto), de la totalidad de las 77.300 máquinas tragamonedas autorizadas. De esta forma, se obtiene información en tiempo real de la producción de cada máquina tragamonedas, procesándose la información para el correcto cálculo del pago de los impuestos. A la vez, se analizan los eventos técnicos, lo que constituye una herramienta importante que facilita la fiscalización de las salas de juego.

La fortaleza del sector del juego
A la fecha, Perú cuenta con un sector de juegos de casino y máquinas tragamonedas presenciales íntegramente formalizado y comprometido con mantener una buena imagen frente a la sociedad, la cual se ha venido ganando gradualmente. Los operadores están invirtiendo en nuevas tecnologías, en un mercado que, por su naturaleza, es muy dinámico y competitivo. Para ello, el Regulador enfrenta un constante reto, pues debe acompañar los avances tecnológicos con nuevas normativas y directivas. En esa línea, existe una nueva regulación que permite operar sistemas tales como Server Base, sistemas de fidelización, cashless, TITO, entre otros. Es importante señalar que esta diversidad de productos considera la obligación de que los nuevos productos deban ser previamente certificados por los laboratorios autorizados por el MINCETUR, para luego ser homologados por el Regulador para su posterior operación y explotación en el Perú. Además, es necesario destacar que todo esto ha sido posible sin descuidar las funciones propias como regulador, que comprenden autorización, modificación expresa de autorizaciones, veedurías de aduanas, fiscalizaciones de las salas de juego autorizadas, operativos y clausura de salas ilegales a nivel nacional, entre otras. De esta forma, a través de esa multiplicidad de funciones, se brinda una seguridad jurídica a los administrados, manteniendo un mercado de competencia leal entre los actores y reprimiendo con operativos de clausura la operación de salas ilegales. Finalmente, a la fecha, la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas viene tomando conciencia sobre la necesidad de regular en un corto plazo la actividad del juego no presencial. El iGaming es una realidad en los países de la región y el mundo. El avance de la tecnología, en cuanto a los aspectos de Internet, es marcado, lo que genera un aumento de los productos disponibles y la oferta competitiva. Por lo tanto, lo correcto sería regular y proteger a la sociedad y al Estado de aquellas empresas informales que no cumplan con el control del ingreso de menores de edad y de personas afectadas por la ludopatía, los pagos de premios y apuestas, y, principalmente, el pago de los impuestos correspondientes.

© Games Magazine 2016