Empresas 15.06.2016 > Perú

Perú: Un ejemplo a imitar

Perú sigue reafirmando su posición estratégica como mercado clave para la industria del gaming en Latinoamérica, que brinda extraordinarias oportunidades para hacer negocios.

Mucho tiempo ha pasado desde que, en febrero de 1991, y tras el Decreto Legislativo N° 608 que legalizó formalmente la explotación de máquinas tragamonedas en el país, se inauguró en el Perú la primera sala de juegos, en el distrito de San Borja. Fue el primer gran paso de la industria, y el comienzo de un proceso que cumple 25 años y que encuentra al sector en un momento inmejorable. Luego vendría la llegada de fabricantes globales de slots, que invirtieron en un nuevo mercado que iniciaba su desarrollo. En ese sentido, los impuestos y tributos han formado parte desde un principio (y lo siguen haciendo) del proceso de formalización de la industria. Debido a ellos, los juegos de azar han crecido hasta convertirse en una fuente de desarrollo para la economía nacional. Los pasos siguientes para completar el círculo de estabilidad del sector se darían rápidamente: Ley 28842 de 2006 que establecía como delito el funcionamiento ilegal de juegos de casino y máquinas tragamonedas; también en 2006, la Ley de Reordenamiento y Formalización de la actividad de explotación de juegos de casino y máquinas tragamonedas; Ley 29149 de 2007, que penalizaba la tenencia, comercialización y explotación de máquinas tragamonedas dirigidas a menores de edad; control online para las salas de juego (2008); Decreto Supremo 002-2010-Mincetur, por el cual el Mincetur adquiere la facultad para emitir normas complementarias al sistema online. Los últimos años han servido para consolidar los objetivos y metas del sector. Ahora, la industria cuenta con una formalización total y con normas de prevención de lavado de activos, aplicables a operadores y máquinas tragamonedas. Hoy, tanto las empresas extranjeras como los operadores locales reflejan un progreso seguro y constante de sus ingresos año tras año. Para analizar más en profundidad el momento actual del gaming en Perú, conviene detenerse en el contexto político-económico en el que se enmarca la industria.

El clima político-económico
Tras la intensa paridad legislativa que derivó en el triunfo por la mínima del economista de centroderecha Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio) frente a Keiko Fujimori (partido Fuerza Popular e hija del discutido ex presidente Alberto Fujimori), el nuevo presidente se encuentra con una economía peruana que aparece, en mayo de 2016, como una de las más fuertes y estables de Latinoamérica. Su victoria no modifica lo sustancial de un modelo económico abierto y de mercado que ha hecho crecer mucho al Perú. Por ejemplo, la inflación del mes de mayo fue del 0,21% y la tasa de inflación anualizada bajó al 3,54%. Incluso, mientras las proyecciones del FMI para la región se muestran en negativo (-0,5% de ‘crecimiento’ en 2016), en Perú, se calcula una tasa de crecimiento para 2016 cercana al 4%. Todo esto, claro, sucedió gracias a sus políticas contracíclicas -ahorro para el futuro-, implementadas en los años 2014 y 2015. Además, resulta clave comprender el impulso al desarrollo económico que los organismos peruanos otorgan con sus políticas. En mayo, la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria y Aduanera (Sunat) suscribió un plan de acción con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia, el Servicio Nacional de Aduanas de Chile y el Servicio de Administración Tributaria de México. El acuerdo busca agilizar el comercio bilateral entre Perú con sus pares de la Alianza del Pacífico (AP) a través del desarrollo de un Acuerdo de Reconocimiento Mutuo Multilateral (ARM) de los programas Operador Económico Autorizado (OEA). Su desarrollo promoverá la reducción de costos y tiempo en el despacho de las mercancías que se comercian entre los países miembros del bloque comercial. Por el lado peruano, mejorará la competitividad de los productos locales de exportación a estos destinos comerciales con la eliminación de la duplicidad de los controles de seguridad y el otorgamiento de beneficios mutuos para los operadores que se encuentren certificados bajo tales programas.

El mercado del juego peruano
Precisamente, esta alta competitividad de las empresas peruanas se expresó con el anuncio de que el grupo peruano Intercorp, a través de Nexus Group, había adquirido el 80% de la filial peruana de Intralot, la multinacional griega de loterías, incluyendo en el paquete populares productos como La Tinka y Kábala. El negocio de Intralot orientado a Perú representa uno de los puntos más rentables de la compañía en América Latina. En términos generales, puede destacarse que el sector del juego en Perú cuenta con 729 salas (entre casinos y locales de juego) autorizadas para operar y más de 75 mil máquinas tragamonedas. Se trata de un mercado estable, confiable, elogiado en la región y tomado como ejemplo a seguir. En términos regulatorios, la actividad de juegos de casino y máquinas tragamonedas se encuentra íntegramente normatizada. Además, está inmersa en el Sistema de Prevención del Lavado de Activos y del Financiamiento al Terrorismo. Hoy en día, todas las empresas cuentan con Oficiales de Cumplimiento, registro de ganadores y reporte de operaciones sospechosas. También hay un Registro de ludópatas, como parte de la regulación de la actividad, Ley N° 29907, Ley de Prevención y Tratamiento de la Ludopatía. Esta estructura se ha visto reforzada en marzo cuando la Superintendencia de Banca, Seguros y Administración de Fondos de Perú (SBS-AFP) informó sobre la aprobación de una nueva norma para prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo en empresas de juegos de azar. Mediante este instrumento legal, se exige a las empresas dedicadas a los juegos de azar registrar las operaciones de sus clientes por montos superiores a los US$2.500 o su equivalente en moneda local (soles). Esta medida entró en vigencia el 1º de junio, y representa una adecuación a los estándares internacionales sobre lavado de recursos procedentes de actividades ilícitas. De acuerdo con la instancia, esta herramienta legal posibilitará también reforzar el combate contra otros delitos conexos, como narcotráfico, trata de personas, crimen organizado y corrupción. Este ordenamiento proveniente de organismos estatales se continúa a nivel interno en las empresas con claras políticas de juego responsable y actividades que promueven la solidaridad con las comunidades en las que operan, a través de obras de apoyo social a beneficio de sectores vulnerables de la población.

Extender la confianza en el sector
La confianza en el sector del juego y en la economía peruana se ha extendido interna y externamente en los últimos meses. En términos turísticos, el atractivo del Perú es innegable, y no sólo por contar con una de las nuevas maravillas del mundo (Machu Picchu, el tesoro de los incas) ni por la excelencia de una gastronomías cada vez más famosa en el mundo. En 2015, Lima se ubicó en el primer lugar entre las ciudades más visitadas de Latinoamérica, con 4,22 millones de turistas, lo que supone un crecimiento del 7% frente al año anterior, según el informe “Global Destination Cities Index” de Mastercard, que evalúa a 132 ciudades del mundo. El presidente de la Cámara Nacional de Turismo, Jorge Jochamowitz, estima que el turismo también subirá un 7% en 2016, aunque la capital no podrá mantenerse a la cabeza del ranking por un repunte de las ciudades brasileñas frente a los próximos Juegos Olímpicos. Esta tendencia se manifiesta en la industria por la gran cantidad de eventos y conferencias que tienen lugar en el país. Antes de lo que será la gran cita del gaming regional en el Perú Gaming Show, pueden mencionarse otros eventos que se desarrollaron en el primer semestre de 2016. Primero, en enero, fue el turno de la “Tercera Convención Semestral de Juegos de Casinos y Máquinas Tragamonedas 2016”. Unos 150 asistentes diarios llegaron al evento en busca de ponerse al tanto de los últimos temas en capacitación e información para el mercado peruano del juego. La reunión contó con el auspicio del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR), la Sociedad Nacional de Juegos de Azar (SONAJA), la Cámara de Operadores de Tragamonedas (COT) y Pro Asistencia Social (PROAS), así como de la empresa Linktek. Como parte de los objetivos planteados por el evento, la capacitación se centró en los importantes temas tratados, entre los que se destacaron el control del lavado de dinero, la gestión de salas y la atención a clientes. En marzo, le siguió SAGSE One University Perú, coordinado en conjunto entre los organizadores de SAGSE y el PGS. Gracias a esta importante inicativa académica, cien ejecutivos se capacitaron en diversos asuntos, como las buenas prácticas de los juegos de azar en Internet y de las apuestas deportivas, el problema del control de las mesas de juego y neuromarketing para casinos. Finalmente, en mayo, se realizó el “Primer Conversatorio sobre la Regulación de Juegos en el Perú", dirigido a los operadores de la actividad de juegos de casino y máquinas tragamonedas, con la finalidad de brindar un espacio para analizar y aclarar algunas dudas que las emoresas pudieran tener sobre la regulación vigente. Al analizar las claves que explican el porqué del prestigio de Perú como territorio de excelencia para el juego en Latinoamérica, Manuel San Román Benavente, titular de la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas del Mincetur, resaltó: “En Perú existe un marco regulatorio basado en principios de razonabilidad, transparencia, predictibilidad, honorabilidad y seguridad jurídica para los inversionistas en esta actividad. Estos principios, conjugados con una permanente política de puertas abiertas, permiten que cada operador pueda desarrollarse y crecer, así como expresar sus preocupaciones o necesidades”. Precisamente, uno de los principales temas pendientes para el área de juegos del Mincetur es la aprobación de una propuesta normativa que regule los juegos por Internet, las apuestas deportivas y los sistemas progresivos para máquinas tragamonedas. La intención es poder tener el visto bueno a esa normativa antes de fin de año. Mientras tanto, en medio de una intensa competitividad que obliga a los operadores a esforzarse por brindar los mejores servicios a sus clientes, Perú seguirá reafirmando su posición estratégica como mercado clave para la industria en Latinoamérica, que brinda extraordinarias oportunidades para hacer negocios, tanto a empresas locales como a inversionistas extranjeros.

© Games Magazine 2016