Regulaciones 20.07.2021 > Latinoamérica

Bolsonaro aprueba decreto fiscal para regular apuestas

Aunque el sector aún no está operativo en Brasil, el marco legal continúa avanzando en su desarrollo

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, convirtió en ley el decreto federal que regulará los regímenes fiscales de diversas industrias del país, entre ellos el correspondiente a las apuestas deportivas que aún no se ha puesto en funcionamiento, pero cuya aprobación es inminente.

Designado bajo los términos Ley Nº 14.183, el decreto fue publicado en el Boletín Oficial en días recientes. El mandato del decreto se deriva de la “Medida Provisional 1.034/2021” que fue aprobada previamente por el Pleno de la Cámara de Diputados de Brasil.

Entre las numerosas enmiendas que contiene, la ley aprobada modifica una treintena de las propuestas de ley que se han acordado para regular la industria de las apuestas deportivas, un mercado por el que se frotan las manos numerosos operadores nacionales e internacionales.

De entre ellas destaca la reestructuración del régimen fiscal de Brasil en torno a las apuestas deportivas, el cual estará basado en el porcentaje de los ingresos brutos por juego, en lugar de un valor bruto aplicado a las apuestas de los clientes, como se propuso en un principio.

De acuerdo a la información publicada por BNL Data, el gobierno de Brasil impondrá también una carga fiscal sobre las ganancias de los jugadores, las cuales deberán ser declaradas por el individuo a una tasa de 30% del impuesto sobre la renta. De lo anterior se deducirá 0.10% en las apuestas físicas y 0.05% en las apuestas en línea.

De los beneficiarios de este régimen fiscal, se dio a conocer que 0.82% de los ingresos fiscales se destinarán a organizaciones escolares, mientras que 2.55% se destinará a la Fuerza Nacional de Seguridad Pública (FNSP) y 1.63% a entidades deportivas de Brasil que cedan sus derechos para utilizar sus nombres, marcas, emblemas, himnos, símbolos y demás para promover y ejecutar apuestas fijas. Asimismo, 95% de la recaudación servirá para cubrir los costos y gastos de la entidad estatal que se encargará de supervisar el sector regulado del juego y las apuestas en Brasil.

La nueva regulación también establece que las empresas que operen cualquier tipo de loterías y paguen premios en efectivo o en activos inmobiliarios, estarán sujetas a un número mayor de controles financieros. Estos estarán a cargo de bancos y otras instituciones financieras que estarán obligados a presentar informes a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) del Banco Central.