Regulaciones 03.11.2015 > Mundo

Italia: Sigue el descontento por la Ley de Estabilidad 2016

El presidente de Confindustria, Giorgio Squinzi, se suma a una larga lista de empresarios que muestran disconformidad sobre el proyecto para regular los ingresos del gaming.

No sólo la Comisión de Presupuesto del Senado italiano ha expresado críticas sobre las disposiciones legales de la Ley de Estabilidad 2016 y los documentos presupuestarios planteados para el bienio 2016-2018. También el presidente de Confindustria, Giorgio Squinzi, considera que, al menos en relación con el juego, debe hacerse una reforma integral. La medida, dijo, implica “ajustando las tasas y las licitaciones para nuevas concesiones”.

Hasta el momento, el modus operandi de regulación del sector ha demostrado ser “ineficaz", ya que "no se alcanzan los objetivos del conjunto de los ingresos y, al mismo tiempo, se desestabiliza el marco regulatorio de todo un sector económico, el de los juegos de azar legales, que en Italia comprende 6.000 empresas y 120.000 empleados", opinó Squinzi. De acuerdo con una serie de actividades industriales, "en lugar de una acción precipitada, sería mejor volver a evaluar una reorganización total de la intervención en el sector, considerando que lo mejor sería una colaboración leal y verdadera entre el Estado, las regiones y los municipios en un área donde la regulación se ha convertido en algo cada vez más fragmentado y confuso”, planteó el dirigente.

Si bien comparte la idea de una nueva amnistía para tiendas de apuestas no autorizadas, Squinzi definió su postura: “Es necesaria una acción más enérgica contra el juego ilegal, que debe ser perseguido de una manera más eficaz mediante la eliminación de aquellas operaciones no regularizadas que provocan una competencia desleal con los operadores del juego legal”.

© Games Magazine 2015