Salas 19.03.2020 > Mundo

Ordena el gobernador de Nevada el cierre de casinos y negocios no esenciales

Por espacio mínimo de un mes, Las Vegas se convertirá en una ciudad fantasma

La ciudad del pecado se queda sin luz. En lo que supone una acción sin precedentes, el gobernador del estado de NevadaSteve Sisolak, ordenó el cierre de todos los casinos y los negocios relacionados con estos en toda la entidad, para contener la propagación del virus Covid-19. Dado el contexto bajo el cual fue fundada, Las Vegas se convertirá en una ciudad fantasma al menos por espacio de un mes, plazo establecido por Sisolak para enfrentar la contingencia.

Al anuncio hecho hace algunos días de motu proprio por MGM Resorts International y Wynn Resorts en el sentido de que cerrarían sus establecimientos, se suma la medida impuesta por Sisolak que contempla a todos aquellos negocios “no esenciales”, lo cual significa que solamente gasolineras, supermercados, tiendas de conveniencia y hospitales podrán permanecer abiertos. En el caso de restaurantes, estos podrán operar entregando comida a domicilio o bien entregándola en las puertas de sus establecimientos a quienes así lo soliciten.

Se trata de la primera ocasión, desde que se legalizó el juego el año 1931, que las operaciones de los casinos han sido suspendidas en el estado. 

“Tenemos que dar este paso por la salud y seguridad de cada nevadense”, afirmó Sisolak en la conferencia de prensa que ofreció para hacer el anuncio. “Por favor, por favor, tomen esto con mucha seriedad. Hay vidas en juego y cada día que pasa la pandemia está creciendo. Por favor, quédense en casa por Nevada”.

El gobernador también pidió a los dueños de los negocios que permanecerán abiertos, que consideren contratar a aquellas personas que se quedarán sin trabajo durante el tiempo que dure esta medida. “Los servicios de entrega van a necesitar conductores, las centros de llamadas necesitarán personas para manejar un mayor volumen, las tiendas van a requerir personas para abastecer los estantes”, detalló Sisolak.

Aunque por el momento no se han manejado cifras, en virtud al carácter eminentemente turístico de Las Vegas es previsible imaginar que las pérdidas que experimente la industria del juego serán cuantiosas, y que de todo el estado los más afectados serán los habitantes de la ciudad del pecado, toda vez que su modo de vida depende del funcionamiento de casinos, bares, restaurantes, centros de espectáculos, etc.

Al momento de ordenar el cierre, el estado de Nevada tenía registrados 55 casos de personas contagiadas por el virus Covid-19.