Salas 13.07.2020 > Mundo

Ordena gobernador de Nevada cierre de bares que no sirven comida

Ante el incremento de contagios del virus SARS-COV-2 que se registra en la identidad, la fase de reapertura experimenta un retroceso

Las cosas van a empeorar antes de que empiecen a mejorar, suele decirse en situaciones complejas. Ese parece ser el caso de Nevada, en Estados Unidos, donde el gobernador Steve Sisolak ordenó que todos los bares, pubs y establecimientos afines de varios condados de la entidad que no sirven comida, cierren nuevamente sus puertas en virtud al incremento de contagios del virus SARS-COV-2 que se ha registrado en el estado durante los últimos días.

La iniciativa emitida por Sisolak, que entró en funcionamiento la noche del pasado viernes, contempla a los condados de Clark y Washoe, y abarca a los bares que están ubicados dentro de los casinos y resorts. Del mismo modo, los concesionarios que operan establecimientos con licencias de juego restringido –aquellos que cuentan con menos de 15 máquinas tragamonedas– también se verán impactados por la medida. 

Como ya se ha dicho, la marcha atrás en la fase de reapertura, que inició los primeros días de junio, tiene que ver con un rebrote de contagios. En ese sentido Sisolak señaló que la suya no fue una decisión sencilla de tomar y que fue implementada luego de una serie de consultas con las autoridades de salud a nivel federal.

“Mientras discutían sobre los datos de Nevada y hacían uso de los datos de otros estados como guía, los funcionarios aconsejaron que si Nevada no tomaba medidas políticas de inmediato para evitar la propagación del virus causante de la Covid-19 en nuestro estado, sería muy probable que, en breve, enfrentasemos una situación precaria en la que los hospitales se viesen desbordados de pacientes”, explicó Sisolak.

Luego de una exhaustiva revisión, los inspectores de salud del estado descubrieron que menos de la mitad de los bares cumplían con las medidas de seguridad diseñadas para restringir la propagación de la pandemia, entre ellas el uso de máscaras cubrebocas.

Desde el pasado 4 de junio, la Junta de Control de Juegos de Nevada realizó 6,008 inspecciones de a establecimientos con licencias de juego restringido y puso en marcha 111 casos de regulación relacionados con violaciones a la salud y seguridad públicas. Tras un apercibimiento por escrito, de no implementar los protocolos de seguridad los concesarios pueden ser objeto de una multa de hasta 134,940 dólares.

Hasta el día de ayer, el estado de Nevada había reportado 28,515 casos confirmados de Covid-19 y 593 decesos.