Slots 17.12.2019 > Mundo

Karen Sierra-Hughes de GLI: “Nuestro posicionamiento es incuestionable”

La abogada pasó de formar parte del servicio gubernamental a la iniciativa privada

Karen Marcela Sierra-Hughes tiene 43 años, nació en Panamá y es abogada por profesión. Tiene una maestría en Derecho Comercial, pero a contracorriente de ello se especializó en leyes públicas. Inició su carrera trabajando en una firma de abogados privada y de ahí pasó a convertirse en la directora del Departamento Legal de la Junta de Control de Juegos, autoridad reguladora del juego en Panamá.

 

Con tan sólo 28 años se unió a Gaming Laboratories International (GLI), una compañía de talla global especializada en consultoría gubernamental y evaluación de cumplimiento, inspecciones y certificación de máquinas de juego, juego online, loterías, apuestas deportivas, y todos los avances tecnológicos de las diferentes vertientes de la industria del juego; incluso la ciberseguridad. 

 

Hoy en día, desde su oficina en el número 7160 de Amigo Street, en la ciudad de Las Vegas,  Nevada, Sierra-Hughes dirige el departamento de Relaciones Gubernamentales y Desarrollo de Negocios de GLI para las regiones de Latinoamérica y el CaribeGames Gamazine conversó con ella en torno a los servicios que ofrece la compañía a la industria del juego a nivel mundial.

 

¿Dirías que GLI es uno de los árbitros de la industria del juego? 

Un arbitro sería más bien una de las tantas funciones del regulador. Nosotros lo que hacemos es dar un servicio imparcial en el que verificamos todo lo que es el material de juego que entra a la industria y procede de la tecnología que cumple con los requerimientos que establecen la entidad reguladora, el gobierno o la lotería gubernamental, para garantizar la transparencia y la integridad, y que el juego sea justo. Eso, por un lado, pero por otro también estamos para ayudar al regulador y/o a las entidades reguladoras. Somos auditores y certificadores, pero nuestro rol va más allá, sobre todo en Latinoamérica y el Caribe, porque hay  muchos países que todavía están en proceso ya sea de desarrollar sus leyes de juego, o de crear sus entidades reguladoras, especialmente en el área de Centroamérica y el Caribe. Entonces nuestro rol va más allá porque también trabajamos con los gobiernos en establecer esas legislaciones, determinar sus políticas de juego y, en base a eso, desarrollar legislaciones y luego regulaciones que les permitan supervisar la industria, de manera que tengan un crecimiento controlado y próspero. Además de eso, fuera de lo que es técnico, fuera de lo que es la consultoría desde el punto de vista de la legislación o política de juego, tenemos otro tipo de servicios. Por ejemplo, servicios de seguridad de la información, ciberseguridad, para asegurarnos del cumplimiento técnico en la industria del juego online por ejemplo, donde la ciberseguridad es fundamental. Y puede haber dos formas de verlo: desde el punto de vista del requerimiento del regulador, donde el regulador va a establecer los requerimientos mínimos para garantizar la seguridad de la operación, pero luego también la seguridad del negocio, fuera de lo que el regulador disponga. Un operador, para garantizar la seguridad del negocio, va a tener unas necesidades para protegerlo así como también a su información y sus jugadores. Se va  más allá fuera de la regulación, y ese tipo de servicios también los damos. 

 

¿Qué diferencia a GLI de otros laboratorios?

GLI está en todas las jurisdicciones del mundo en las que existe un proceso, un requerimiento, un proceso de certificación establecido por una entidad reguladora. En donde exista un proceso de acreditación de laboratorio, nosotros estamos reconocidos: hablamos de más de 475 jurisdicciones a nivel mundial. Pero, precisamente por eso, en ese sentido también nos manejamos a nivel regional. Somos una empresa global, pero cada región está manejada por una división que tiene un enfoque local. 

 

¿Están incorporando la tecnología blockchain como parte de sus procesos de certificación o están pensando en hacerlo?

Nosotros no desarrollamos. En consecuencia no vamos a implementar blockchain. Lo que hacemos, en todo caso, es verificar la tecnología en la que los fabricantes hayan decidido implementar blockchain. No desarrollamos software ni sistemas porque si lo hiciéramos no podríamos ser certificadores. 

 

Dada su presencia en la industria a nivel mundial, ¿se puede decir que GLI tiene competencia?

Claro, hay laboratorios en todos los países, en Latinoamérica, en Europa, en Asia. Y no me gusta hablar en esos términos porque suena presuntuoso. Lo que sí te puedo decir es que nosotros estamos en todas las jurisdicciones a nivel global, somos los únicos que estamos en todas las jurisdicciones a nivel global. Y nuestro posicionamiento en el mercado y nuestra reputación son incuestionables y nos preceden. 

 

El juego en línea está creciendo, mucho más de lo que ocurre en los casinos, ¿qué trabajo extra están haciendo en ese sentido? 

En GLI también hacemos trabajos de investigación y desarrollo en los que desarrollamos estándares técnicos para la industria. La serie de estándares de GLI tienen aceptación  a nivel mundial y han sido utilizados por múltiples jurisdicciones como base para desarrollar los suyos. Tenemos un departamento que se encarga de desarrollar estándares en base a las nuevas tecnologías que van surgiendo. Siempre somos los primeros en recibir los nuevos desarrollos de la industria en nuestros laboratorios, por ello tenemos la posibilidad de tener esa visión y decir: “Ok, viene esto”. Y lo primero que tienes que pensar es cómo lo vas a controlar, si es, o no, auditable. Así sucedió con el juego online y continuamos trabajando en mantener actualizados no solo nuestros estándares GLI sino también nuestros procesos de ensayo y certificación. 

 

En el caso específico de México, ¿cómo esta vinculado GLI a ese mercado?

En México hacemos varias cosas, por ejemplo, con el Sistema de Administración Tributaria (SAT). Actualmente estamos reconocidos por ellos como órgano certificador –antes se llamaba órgano verificador. El SAT tiene un proceso de supervisión de la industria del juego en temas de reporte de impuestos. Ellos están llevando a cabo un proceso de supervisión que se llama “Terceros autorizados” en el que están los proveedores que son los sistemas autorizados por el SAT para reportar lo que es la generación de ingresos para el pago de impuestos. Y luego están los organismos certificadores, como nosotros, que somos los que vamos a verificar que estos proveedores de servicios autorizados funcionen de acuerdo a los requerimientos establecidos por el SAT en su miscelánea fiscal. Es una labor de laboratorio de certificación y de auditoría en sitio en base a la regulación de una entidad que no es reguladora del juego, sino un organismo que supervisa el pago de impuestos. 

 

¿Cuáles son los planes de GLI en el corto y en el largo plazo?

Vamos al ritmo que va  la industria, al ritmo que va la tecnología, e incluso tenemos que ir un paso más allá porque tenemos que estar preparados para poder dar el servicio, las auditorías, a las nuevas tecnologías que están llegando a la industria, que vienen de otras industrias, de otros desarrollos, y de las que la industria del juego se nutre para poder mejorar su oferta de juego. Tenemos que estar preparados para eso, es un reto, por supuesto, y tenemos que mantenernos al día.