Slots 11.12.2019 > Argentina

María Eugenia Vidal dice adiós modificando el reparto de las ganancias del juego en la Provincia de Bs As

El Decreto 1695 firmado por la ex gobernadora, luce como un graffiti que provoca al regreso del peronismo a Argentina

María Eugenia Vidal, la primera mujer en ser gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, se despidió de su cargo “graffiteando” el regreso del peronismo a la Argentina con un decreto que modifica el reparto de los ingresos obtenidos a partir de las máquinas tragamonedas que se encuentran situadas en las diversas salas de juego emplazadas en la entidad que encabezó.

 

En específico, Vidal, que entregó el poder de su jurisdicción al nuevo gobernador Axel Kicillof, firmó el llamado Decreto 1695 que establece que los recursos obtenidos de las máquinas destinadas a los juegos de azar serán distribuidos de la siguiente manera: 20% para el Ministerio de Seguridad, 14% para el Fondo Provincial de Juegos, 20% para el Fondo Provincial de Educación, 25% para el Ministerio de Desarrollo Social, 11% para Rentas Generales y el 10% restante a los Municipios, que contempla un 7% que será destinado a todos los municipios que forman parte de la Provincia de Buenos Aires.

 

La distribución establecida por la hoy ex gobernadora, de acuerdo a su decreto, “permite afectar para la adquisición de Bienes de Uso, un porcentaje que no podrá ser inferior al 70%”. El 30% restante incidirá en la satisfacción de “necesidades relativas a gastos comunes, tales como la compra de uniformes, municiones, repuestos, mantenimiento del parque automotor y edificios, así como atender los costos derivados de los convenios de formación y alojamiento en universidades y otras fuerzas de seguridad, de exámenes psicofísicos de los aspirantes a fuerzas policiales y otros gastos”.

 

La herencia de Vidal, un acto casi populista y simbólico que conlleva un mensaje sarcástico dirigido al gobierno entrante de Alberto Fernández, implica en teoría la mejora del servicio de seguridad pública en la Provincia de Buenos Aires y no resentir la prestación de los servicios a cargo de las policías emplazadas en esa entidad. 

 

Más allá de las connotaciones políticas, el acto perpetrado por la ex gobernadora Vidal pondrá en marcha un juego de marketing en torno a la regulación de la industria del juego en Argentina, un campo aperto que supone para muchas empresas establecer una cabeza de playa en un mercado que se adivina, cuando menos, como extraordinario. Al tiempo.